PROYECTO DE AMPLIACIÓN Y REHABILITACIÓN DEL EDIFICIO ADMINISTRATIVO EN EL CENTRO NACIONAL DE MICROBIOLOGÍA. CAMPUS DE MAJADAHONDA

Ubicación:  Carretera de Pozuelo a Majadahonda, Majadahonda, MADRID.
Propiedad: Instituto de Salud Carlos III. Ministerio de Economía y Competitividad
Redactores del Proyecto: José Enrique Fombella Guillem y Marta Pastor 
Fecha: 2015-2016

Se actúa sobre una edificación de los años sesenta en mal estado de conservación y totalmente obsoleta en relación a los usos previstos. Además el proyecto contempla la demolición de pabellones inservibles y la ampliación en edificio anexo para zonas de aulas e instalaciones generales del Campus.

El proyecto acomete también la urbanización del entorno próximo y la construcción de una pérgola que una alguno de los pabellones que se mantienen.

El  uso previsto para esta rehabilitación es administrativo, es decir se va a resolver en su mayor parte con despachos del personal investigador, administración y dirección del campus y con salas de reunión y/o aulas y se conecta con el edificio de laboratorios de nueva planta.

La nueva urbanización del entorno próximo a las edificaciones donde se interviene, tanto en la zona Sur como en la zona Norte, organiza paseos, accesos y repuebla de zonas vegetales y arboladas en las áreas actualmente descuidadas u ocupadas por casetas e instalaciones obsoletas que se eliminan.

Toda obra de rehabilitación plantea a menudo un problema de fondo de difícil resolución, especialmente en un edificio como este que no tiene ningún valor arquitectónico; se trata de saber qué partes del edificio se mantienen, cuales se cambian y hasta qué punto las intervenciones suponen un costo que puede ser superior a su demolición y nueva ejecución.

Además no solo hay que albergar usos distintos a los originales sino que también se trata de dotarlo de interés espacial en el  interior,  proyectando una volumetría y composición exterior que resulte fiel a una forma actual de entender la arquitectura y útil para el uso previsto.

En este proyecto se han utilizado recursos compositivos que como si de una intervención quirúrgica se tratara, se eliminan las partes menos valiosas y se reforman las que se mantienen para darle al conjunto un impulso que le permita seguir en buen uso y buen aspecto durante muchos años más.

Se plantean acabados exteriores de zinc en diferentes calidades, mallas de acero inoxidable y hormigón blanco, apaciguando el contraste que los edificios pre-existentes confieren al Campus.